Archivo | 14 octubre, 2015

Fertilidad después del cáncer de mama

Cancer de Mama

Como cada año, el 19 de octubre se dedica a las miles de mujeres luchadoras que se enfrentan al cáncer de mama. Desde Zygos también queremos manifestar nuestro apoyo.

El cáncer de mama representa casi un tercio de todos los tumores femeninos. En los últimos años se ha registrado un paulatino incremento del índice de supervivencia (a razón del 1,4 % anual), llegando hasta una tasa de supervivencia global a los 5 años del diagnóstico del 82,8 %. España está por encima de la media europea y en posiciones similares a los países con las mejores cifras de supervivencia.

Sin embargo la “cara B” de estos esperanzadores datos es que la radioterapia o la quimioterapia, así como otros tratamientos, como los hormonales utilizados en el cáncer de mama (antiestrógenos y análogos de la hormona GnRH o LHRH), pueden producir esterilidad en la mujer. Si bien la máxima preocupación en el momento del diagnóstico tanto de la paciente como de su equipo médico es la cura del cáncer de mama, los expertos en fertilidad recuerdan que también es importante abordar un programa de preservación de la misma. A la hora de decidir el tipo de preservación de fertilidad, tendremos en cuenta la edad de la paciente, el tipo de tumor o la urgencia del inicio del tratamiento. Por ejemplo, es muy probable que se produzca esterilidad en una mujer cercana a la menopausia o un fallo ovárico temprano en pacientes sometidas a quimio o radioterapia antes de cumplir los 30 años (un 42% sufre del citado fracaso de la función ovárica).

Para poder garantizar que una mujer podrá ser madre tras superar el cáncer de mama, en Zygos recomendamos aplicar diversas técnicas orientadas a la preservación de la fertilidad. Hay que recordar además que casi el 10% de las pacientes oncológicas tienen menos de 45 años, por lo que se encuentran todavía en edad reproductiva.

1. – Congelación de tejido ovárico.
Se extrae tejido antes de iniciar el tratamiento oncológico. Este tejido puede estar congelado durante 15 o 20 años y después se reimplanta en la paciente.
2. – Congelación o vitrificación de óvulos (el más frecuente y sencillo).
Tras un proceso de estimulación ovárica, se extraen los óvulos que han madurado en ese ciclo para que éstos sean vitrificados mediante un proceso especial de congelado que garantiza la óptima conservación. Se mantienen vitrificados hasta el momento que la mujer desee ser madre.
3.- Congelación de embriones ya fecundados.
La fecundación se realiza con óvulos y semen de la pareja o con donante anónimo. Estos embriones son vitrificados y se mantienen durante años hasta que la mujer haya superado la enfermedad y tenga deseos de tener un hijo, que será cuando se implantarán en el útero.

En cualquier caso, desde Zygos recomendamos estudiar cada caso de cáncer de mama y oncológico, para decidir la mejor opción y animamos a las pacientes a acudir a los centros especializados en preservación de la fertilidad para recibir toda la información necesaria. También abogamos por una mejor coordinación entre las unidades de oncología y las de fertilidad ya que en ocasiones las pacientes no saben a dónde acudir para preservar su fertilidad, desorientación que se agrava por el estrés del momento.
Más información sobre el proceso de vitrificación de óvulos en http://bit.ly/1ilIK5W