Archivos etiquetas | cáncer

Fertilidad y Cáncer

websalta-dia-munidal-contra-cancer-4-febrero (1)

En el blog de Zygos hemos hablado en numerosas ocasiones del cáncer en relación a su incidencia en la fertilidad. Hoy, 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, queremos mandar todo nuestro apoyo a los hombres y mujeres que diariamente luchan contra el cáncer.

Existe esperanza frente al cáncer, y es que la mayor parte de los tipos de cáncer se pueden curar mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana. De ahí la importancia de la prevención y mantener hábitos de vida saludables.

En la actualidad, en la lucha contra el cáncer nos enfrentamos al reto de preservar la fertilidad debido a que los tratamientos contra el cáncer son eficaces pero también muy agresivos. Son muchos los pacientes que se quedan estériles tras un tratamiento oncológico. Las probabilidades de esterilidad dependen del tipo de tratamiento aplicado, la gravedad del cáncer o el lugar donde esté localizado el tumor. Antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer, el médico informa al paciente del riesgo de esterilidad. A partir de ese instante, se inicia un proceso de preservación de los gametos (óvulos o espermatozoides), con el fin de que,  una vez superada la enfermedad, el paciente pueda retomar su proyecto de tener hijos. Esto es especialmente importante en pacientes jóvenes o que aún no han sido padres, así como en mujeres en edad fértil, ya que corren el riesgo de ver adelantada la menopausia debido al tratamiento.

En Zygos tenemos ejemplos muy emocionantes como el de Jesús, un chico que congeló su semen antes de iniciar un tratamiento contra un Linfoma, cuando tenía tan sólo 25 años. Hoy, recuperado, es padre de gemelos. Lee su historia aquí .

También nos encargamos de la criopreservación de óvulos, mediante un proceso de congelado especial que garantiza la máxima protección de los óvulos.

Te dejamos algunos artículos al respecto:

http://blog.zygos.es/preservar-la-fertilidad-en-caso-de-linfoma/

http://blog.zygos.es/fertilidad-despues-del-cancer-de-mama/

http://blog.zygos.es/preservacion-de-la-fertilidad-vitrificacion-de-ovocitos/

Si estás a punto de iniciar un tratamiento contra el cáncer y necesitas información sobre fertilidad, las puertas de Zygos están abiertas para resolver todas tus dudas. 

Fertilidad después del cáncer de mama

Cancer de Mama

Como cada año, el 19 de octubre se dedica a las miles de mujeres luchadoras que se enfrentan al cáncer de mama. Desde Zygos también queremos manifestar nuestro apoyo.

El cáncer de mama representa casi un tercio de todos los tumores femeninos. En los últimos años se ha registrado un paulatino incremento del índice de supervivencia (a razón del 1,4 % anual), llegando hasta una tasa de supervivencia global a los 5 años del diagnóstico del 82,8 %. España está por encima de la media europea y en posiciones similares a los países con las mejores cifras de supervivencia.

Sin embargo la “cara B” de estos esperanzadores datos es que la radioterapia o la quimioterapia, así como otros tratamientos, como los hormonales utilizados en el cáncer de mama (antiestrógenos y análogos de la hormona GnRH o LHRH), pueden producir esterilidad en la mujer. Si bien la máxima preocupación en el momento del diagnóstico tanto de la paciente como de su equipo médico es la cura del cáncer de mama, los expertos en fertilidad recuerdan que también es importante abordar un programa de preservación de la misma. A la hora de decidir el tipo de preservación de fertilidad, tendremos en cuenta la edad de la paciente, el tipo de tumor o la urgencia del inicio del tratamiento. Por ejemplo, es muy probable que se produzca esterilidad en una mujer cercana a la menopausia o un fallo ovárico temprano en pacientes sometidas a quimio o radioterapia antes de cumplir los 30 años (un 42% sufre del citado fracaso de la función ovárica).

Para poder garantizar que una mujer podrá ser madre tras superar el cáncer de mama, en Zygos recomendamos aplicar diversas técnicas orientadas a la preservación de la fertilidad. Hay que recordar además que casi el 10% de las pacientes oncológicas tienen menos de 45 años, por lo que se encuentran todavía en edad reproductiva.

1. – Congelación de tejido ovárico.
Se extrae tejido antes de iniciar el tratamiento oncológico. Este tejido puede estar congelado durante 15 o 20 años y después se reimplanta en la paciente.
2. – Congelación o vitrificación de óvulos (el más frecuente y sencillo).
Tras un proceso de estimulación ovárica, se extraen los óvulos que han madurado en ese ciclo para que éstos sean vitrificados mediante un proceso especial de congelado que garantiza la óptima conservación. Se mantienen vitrificados hasta el momento que la mujer desee ser madre.
3.- Congelación de embriones ya fecundados.
La fecundación se realiza con óvulos y semen de la pareja o con donante anónimo. Estos embriones son vitrificados y se mantienen durante años hasta que la mujer haya superado la enfermedad y tenga deseos de tener un hijo, que será cuando se implantarán en el útero.

En cualquier caso, desde Zygos recomendamos estudiar cada caso de cáncer de mama y oncológico, para decidir la mejor opción y animamos a las pacientes a acudir a los centros especializados en preservación de la fertilidad para recibir toda la información necesaria. También abogamos por una mejor coordinación entre las unidades de oncología y las de fertilidad ya que en ocasiones las pacientes no saben a dónde acudir para preservar su fertilidad, desorientación que se agrava por el estrés del momento.
Más información sobre el proceso de vitrificación de óvulos en http://bit.ly/1ilIK5W

Preservar la fertilidad en caso de Linfoma

logo-nos-marca-supervivientes-gepac-2015

Fuente imagen: www.gepac.es

• La incidencia de cáncer entre los 15 y los 19 años es de 202 casos por cada millón de niños cada año y es mayor la incidencia en el sexo masculino
• El linfoma representa el 20% de estos cánceres y el linfoma de Hodgkin el 12%
• Cada año son diagnosticados más de 6.000 nuevos casos de Linfoma
• Los médicos especializados en medicina reproductiva recomiendan aumentar el flujo de información médico-paciente acerca de los efectos de los tratamientos sobre la fertilidad y los métodos de preservación de la misma
• También se invita a los pacientes a preguntar a sus médicos en torno a estas cuestiones
• En Galicia existen bancos como Criobanc, que permite almacenar muestras seminales de pacientes que van a someterse a tratamientos oncológicos que puedan comprometer su fertilidad futura

El pasado 15 de septiembre se celebró el Día Mundial del Linfoma, una enfermedad cuya incidencia está aumentando en los países desarrollados probablemente debido a factores contaminantes ambientales y en general al envejecimiento de la población.
Afecta a los ganglios linfáticos, pero también a otros órganos donde hay células linfoides (bazo, tubo digestivo, hígado, pulmón, médula ósea…). Su índice de curación es del 80% si el Linfoma es tratado a tiempo. Los médicos informan sobre algunas de las secuelas que pueden aparecer tras el tratamiento, como es la pérdida de la fertilidad, por la acción del tratamiento, sobre los espermatozoides ya que se emplean fármacos agresivos que no distinguen entre células cancerígenas y reproductoras (espermatozoides y óvulos). La infertilidad o esterilidad sobrevenidas también dependen del tipo de tratamiento, el lugar del cuerpo donde se aplique o la edad.
Normalmente, cuando un paciente es diagnosticado de Linfoma, la mayor e inmediata preocupación tanto de él, su entorno familiar y de su médico es salvar la vida, por lo que cuestiones como el tener hijos quedan en un segundo plano. Sin embargo, esto puede ser motivo de arrepentimiento futuro, especialmente en el caso de pacientes jóvenes (incluso en la pubertad) y/o aquéllos que no han tenido descendencia todavía. Para preservar la fertilidad, los especialistas en medicina reproductiva recomiendan la congelación de semen y óvulos antes del tratamiento, con el fin de que éstos puedan ser utilizados una vez superado el Linfoma. Por tanto es fundamental que los oncólogos suministren información a los pacientes sobre las consecuencias del tratamiento en la fertilidad y a dónde pueden acudir para poder congelar o criopreservar ovocitos y espermatozoides, debido a que a veces falta coordinación entre las unidades oncológicas y las de fertilidad.
En relación a esto, Jesús, quien a los 25 años se enfrentó a un Linfoma, comenta que “cuando te diagnostican un cáncer lo que quieres es que todo salga bien y no piensas en los niños pero los médicos deberían aconsejarte (congelar el semen) por si quieres tener familia en el futuro. Debería de haber un convenio para saber a dónde puedes ir a congelar semen. También creo que se debería de informar a las chicas sobre métodos de criopreservación de óvulos. Pienso que debería de haber más información sobre cualquier tratamiento que traiga como consecuencia la esterilidad. Además, con más naturalidad”, termina Jesús.
Él, tras una búsqueda por su cuenta antes de iniciar su tratamiento, decidió almacenar su muestra seminal en el banco gallego Criobanc, perteneciente a la clínica compostelana Zygos. Gracias a esto, a los 31 pudo recuperar su muestra y cumplir su sueño de ser padre junto a su pareja.

Congelación de semen en casos de cáncer

congelacion_gametos_zygos

María (33) y Jesús (31) son una pareja con una historia de esperanza y superación. A los 25 años a Jesús le diagnosticaron un linfoma. Los médicos le dijeron que el tratamiento podría provocarle esterilidad. Fue entonces cuando la pareja decidió apostar por su futuro buscando un método de criopreservación de semen, lo que les condujo a Zygos.

– ¿Cómo conocisteis Zygos?
– Jesús: A través de Internet. En el año 2009 me diagnosticaron un linfoma y sabía que una de las secuelas del tratamiento era la esterilidad. Busqué en Internet y encontré Zygos para dejar mi muestra de semen. Todo fue muy rápido. Llegué a Zygos y le conté mi caso a la doctora Graña. Me hicieron la prueba para saber si valían las muestras. Me tomaron 3 y aquí se mantuvieron congeladas hasta el año pasado.

Hace algo más de un año la pareja decidió tener hijos.

– María: Estuvimos 1 año intentándolo (por métodos naturales). Como soy mayor que él quisimos tener el niño antes de los 35.
– Jesús: Estuvimos probando y decidimos venir a Zygos (al ver que no concebían por métodos naturales). Me volví a hacer la prueba de esterilidad y efectivamente la medicación había tenido consecuencias. Primero hicimos la Inseminación Artificial y luego la Fecundación In Vitro.

María se quedó embarazada en el primer ciclo pero sufrió un aborto. Finalmente, se volvió a quedar embarazada a la tercera (segundo intento de la FIV).

– ¿Cómo valoráis la atención del equipo?
– Jesús: Bien. Cualquier duda que nos surgía en casa, llamábamos y nos atendían.

La pareja afirma que el equipo en todo momento les transmitió “realismo”. “Por ejemplo, la primera vez que logré embarazo ya nos dijeron que seguramente no llegaría a buen término”, comenta María, debido al pequeño tamaño que presentaba el embrión.

– ¿Recomendaríais Zygos?
– María: Sí. Nosotros somos jóvenes y ya sabíamos el caso (la esterilidad de Jesús) pero recomiendo no esperar mucho tiempo porque una madre cuanto mayor es peor lo tiene para concebir. Si una mujer quiere tener niños,  mejor entre los 30-35.

– ¿Qué consejo le darías a un chico que se ve en la tesitura de tener que congelar el semen debido a una enfermedad?
– Jesús: Que lo hiciera. Que tenga la esperanza de que va a salir bien.

Jesús reivindica la importancia de que exista un mejor canal de comunicación entre la Seguridad Social y las clínicas de reproducción para que los pacientes reciban información sobre a dónde pueden acudir para preservar su fertilidad.

“Cuando te diagnostican un cáncer tú lo que quieres es que todo salga bien y no piensas en los niños. Los médicos deberían aconsejarte (el congelar el semen) por si quieres tener familia en el futuro. Debería de haber un convenio para saber a dónde puedes ir a congelar semen. También creo que se debería de informar a las chicas sobre métodos de criopreservación . Pienso que debería de haber más información sobre cualquier tratamiento que traiga como consecuencia la esterilidad. Además, con más naturalidad”, termina Jesús.

En todo caso, Jesús agradece a los médicos que le salvaron. Ahora él y María esperan con ilusión la llegada de sus hijos.