Archivos etiquetas | criopreservación

Testimonios ovodonación

ovodonación

En muchas ocasiones os hemos hablado de la generosidad que muestran las mujeres que donan sus óvulos. Gracias a la ovodonación otras mujeres, que no pueden utilizar sus óvulos por diversas razones, tienen la oportunidad de ser madre con los óvulos donados por mujeres jóvenes y sanas.

Os dejamos con dos testimonios de donantes de óvulos que explican bien la importancia de la ovodonación:

Sólo quería agradeceros todo el trato que me habéis dado durante el proceso de la donación, me sentí muy cómoda y acogida, lo que hizo todo mucho más fácil.

Me gustaría que contáseis conmigo para lo que fuese, si hiciese falta donar en cualquier momento estoy totalmente a vuestra disponibilidad.

A esta receptora de óvulos le deseo de todo corazón la mayor suerte del mundo y felicidad, espero haberla ayudado y me haría muy feliz que el proceso salga bien.

Gracias de corazón a todos”.

M. 19 años.

“Me gusta ayudar en lo que puedo. Gracias a mi donación (que no me supone un gran esfuerzo) otras mujeres pueden  quedarse embarazadas y cumplir sus sueños de tener hijos. Me decanté a hacerlo cuando fui a hablar a la clínica Zygos y me explicaron el proceso, pues no me parecía un gran esfuerzo por mi parte para todos los beneficios que tenía para otras mujeres”.

A. 20 años.

Si estás pensando en donar óvulos, debes saber que la ovodonación es un proceso sencillo y relativamente corto, que no causa molestias y no interfiere en tu vida cotidiana. A cambio harás feliz a otra mujer que gracias a tus óvulos podrá ser madre.

Puedes ver más información sobre la ovodonación aquí:

http://blog.zygos.es/como-hablar-a-nuestros-hijos-de-la-ovodonacion/

http://blog.zygos.es/ovodonacion-y-adopcion-de-embriones/

http://blog.zygos.es/como-superar-el-duelo-genetico/

 

Por qué la vitrificación de óvulos antes de los 35

vitrificación de óvulos

 

La vitrificación de óvulos es una opción cada vez más demandada entre las mujeres que sobrepasan la treintena ya que es una forma de asegurarse su fertilidad.

Muchas mujeres cuando llegan a los 30 se plantean su deseo de tener hijos, pero se encuentran con que todavía no es el momento por cuestiones personales o profesionales. Por esta razón, deciden recurrir a la vitrificación (congelación) de óvulos. De esta forma conservan sus óvulos con la calidad y características que tenían en la edad joven y por tanto tienen mayor capacidad de fertilidad. Así, si deciden ser madres en años posteriores, aumentarán las probabilidades de embarazo y disminuirán los riesgos para el feto asociados a la edad de la madre (recordemos que cuanto más edad tiene la mujer más dificultades para lograr embarazo, los embarazos son de mayor riesgo y se incrementan la probabilidades de malformaciones fetales).

Sin embargo, desde Zygos venimos observando en los últimos tiempos una tendencia a vitrificación de óvulos cada vez más tarde, casi a los 40 años. Seguramente por desconocimiento de que existe esta posibilidad cuando las mujeres son jóvenes. De hecho, algunos estudios afirman que el 50% de las mujeres se plantean la vitrificación de óvulos entre los 35 y 40 años, edades ya muy tardías.

Como especialistas en fertilidad queremos recordar que no es aconsejable la vitrificación de los óvulos cuando la mujer se acerca a los 40, ya que se trata de óvulos con pocas posibilidades de ser fecundados posteriormente. Esto es debido a que a partir de los 35 años se produce un acusado descenso de la cantidad y calidad de los óvulos.

Un dato para la reflexión: En una mujer sana de menos de 35 años, las posibilidades de embarazo mensuales con un semen normal son aproximadamente del 20% y en una mujer de 40 años, del 5%. Por tanto, ¿de qué nos sirve intentar un embarazo con 45 años utilizando los óvulos de cuando teníamos 40?

En la práctica a partir de los 40 la mayor parte de embarazos con tratamientos de reproducción asistida se realizan con óvulos de donante ya que los óvulos propios apenas tienen capacidad fecundante.

En Zygos, por cuestiones éticas, cuando una mujer en torno a los 40 años solicita la vitrificación de óvulos desaconsejamos la técnica y realizamos un asesoramiento.

En palabras de la doctora María Graña, responsable de Zygos, para paliar esta tendencia a la vitrificación de óvulos tardía “es muy importante realizar campañas de divulgación y concienciación sobre la importancia de conocer la relación entre edad y fertilidad con el fin de que, en caso de que una mujer se decida por la vitrificación de óvulos, lo haga antes de los 35 años”.

Marta congela sus óvulos

 

reloj-de-arena

Marta tiene 30 años y le encantan los niños. Siempre que puede está con sus sobrinos. Los domingos le gusta llevárselos a comer una hamburguesa y después al cine. Se ríe con ellos y disfruta como si fuera una niña más.

En los días previos a la Navidad, sale a la calle a buscar regalos para sus sobrinos.

– Un libro para Elena, un muñeco para Marcos, un jersey para María… -se dice a sí misma mientras repasa mentalmente los regalos que va a comprar.

La mañana de Navidad se presenta temprano en casa de su hermana mayor Ana.

– ¡Niños! -grita- , ¿a qué no sabéis lo que ha dejado Papá Noel para vosotros en mi casa?

Los niños corren emocionados en busca de su tía, deseando abrir los regalos.

Ana, la hermana mayor de Marta, la mira con los mismos ojos de ternura de cuando eran pequeñas y veía la emoción tan característica de cuando a Marta le apasionaba algo. Aún la recuerda montando las piezas de Lego.

– ¿Qué quieres ser de mayor? –le preguntaban sus padres.
– ¡Arquitecta! –respondía rápidamente Marta.

Y arquitecta llegó a ser. Trabajaba en una constructora y viajaba muy a menudo para supervisar proyectos. Le encantaba lo que hacía.

Mientras los niños se entretienen con las novedades que les ha dejado Papá Noel, Marta y Ana se sientan a tomar café.

– Y si te gustan tanto los niños, ¿por qué no te animas a tener uno? Ahora hay muchas mujeres que deciden ser madres ellas solas. Puedes adoptar, está la inseminación artificial… Imagínate a un bebito con tus ojos… –le dice Ana a Marta, poniéndole ojitos tiernos para animarla.

– Ohhh, Ana, ya lo hemos hablado. Me gustan los niños pero ahora no es el momento. Viajo mucho, tengo poco tiempo y de momento quiero centrarme en el trabajo. Además está el tema del padre de la criatura. Me gustaría encontrar a alguien con quien ser madre.

– Te entiendo, cariño, pero el tiempo pasa…

– Ya lo sé. Ojalá pudiera detener el tiempo y tener siempre 30 años.

“Detener el tiempo y tener siempre 30 años”. Esa frase se queda grabada en la mente de Ana. “¿Existirá alguna posibilidad de “congelar” el tiempo para que puedas ser madre cuando quieras?”, se pregunta.

Ana comienza a investigar en Internet y encuentra varios artículos que hablan de la “preservación de la fertilidad”. Dicen que se puede congelar los óvulos y que cuanto antes se haga mejor. “Antes de los 35 años”, recomiendan todos los artículos ya que “a partir de esa edad disminuye la cantidad y calidad de los óvulos”.

“Vaya, no tenía ni idea” –piensa Ana- “Yo pensaba que mientras tuvieras la regla tenías la posibilidad de quedarte embarazada”.

Sigue leyendo. La información dice que puedes descongelar los óvulos cuando quieras y que, aunque tengas 40 años, como los óvulos son los de tu juventud, mantienen todas las características propias de la edad a la que los congelaste, por lo que hay más posibilidades de éxito en el embarazo.

“Empresas como Facebook o Apple ya lo ofrecen como beneficio social para sus empleadas”, rezan los artículos.

– Marta, ya tengo tu regalo de Navidad –le dice Ana cuando se presenta en casa de su hermana el día antes de Reyes.
– ¿No será otro perfume? –ríe Marta.
– Nooo, esto te va a dar tanta tranquilidad que me lo agradecerás toda la vida.

Ana la conduce en coche hasta el centro de la ciudad. Se bajan en una calle apacible, al lado de un parque. En frente un bonito edificio blanco.

– ¿Qué hacemos aquí? –pregunta Marta.
– Me has dicho que ahora no es el momento de tener hijos. Te entiendo y lo respeto pero sé que en el futuro te gustaría ser madre. Aquí podrás guardar tus óvulos hasta el día en el que consideres que es un buen momento para tener hijos. Este es mi regalo. Ayudarte a cuidar de lo que más te importa.

Y ese es el regalo de Navidad que recibe Marta. Años después, cuando a los 36 años se casa y es una de las profesionales más valoradas de su empresa, decide que es el momento de tener hijos. Hoy su regalo se llama Marcos y tiene 2 años. Su madrina es su tía Ana.

– Marcos, tu tía ya cuidó de ti mucho antes de que nacieras –suele decirle Marta a su hijo, contándole la historia de cómo preservó sus óvulos, guardando lo que más quería.

Reportaje Canal Rías Baixas sobre Zygos

Hoy os dejamos con un reportaje que nos realizaron en el Canal Rías Baixas para conocer mejor Zygos. Podréis ver una sencilla explicación de todos nuestros tratamientos de reproducción asistida y los entresijos de nuestro quirófano y laboratorio, donde almacenamos muestras de semen en nuestro Criobanc y embriones congelados.

También conocereis al equipo de Zygos.

Gracias al Canal Rías Baixas por interesarse en Zygos, en la reproducción asistida y en la fertilidad.

 

Watch video!

Nuestro equipo: Doctora María Graña

María Graña

Iniciamos aquí una serie de artículos para presentar al equipo de Zygos, todas las personas que trabajamos para ayudar a las parejas a cumplir su sueño de ser padres.

Hoy empezamos por nuestra fundadora y cabeza visible, la doctora María Graña. Es Licenciada en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela y Doctora en Medicina y Cirugía. Además es especialista en Obstetricia y Ginecología y Reproducción Humana, entre otras áreas. Es miembro de la Sociedad Española de Fertilidad (S.E.F.) o de la Sociedad Europea de Esterilidad, Reproducción Humana y Embriología (ESHRE).

Ha participado en diversos proyectos de investigación y pertenece al Grupo de Investigación Genómica de  la Universidad de Santiago de Compostela.

La doctora Graña siempre afirma que “me encanta cuando una pareja viene a Zygos a presentarnos a su bebé. Ayudamos a cumplir sueños”. Tanto para ella como para todo el equipo de Zygos esta es una de las partes favoritas de nuestra labor.

Sobre los servicios que ha puesto en marcha en Zygos, la doctora Graña comenta que “Zygos es uno de los centros punteros de España. Nos diferenciamos en que somos el único centro de España con todos los tratamientos de reproducción asistida (FIV-ICSI, IA…), incluida la novedosa técnica con GnRH pulsátil, especial para estimular la fertilidad.

Mediante avanzadas técnicas como el Diagnóstico Genético Preimplantacional, realizamos análisis de embriones para comprobar su viabilidad y descartar posibles enfermedades genéticas. Esto aporta tranquilidad a las parejas ya que así sabrán que tendrán un bebé sano.

Además, tenemos banco de semen propio (Criobanc) y realizamos vitrificación de óvulos, para que una mujer pueda ser madre cuando decida o proteger la fertilidad ante tratamientos oncológicos, tanto en mujeres como en hombres (congelación de semen).

Nuestras altas tasas de embarazo y los bebés que han nacido con nosotros, avalan la fiabilidad de Zygos”.

Puedes ver más sobre el curriculum de la doctora Graña aquí http://www.zygos.es/es/clinica/equipo-humano

Cómo superar el duelo genético

duelo genético

El llamado “duelo genético” es el proceso de tristeza o dolor moral por el cual algunos hombres y mujeres pasan cuando reciben la noticia de que no podrán utilizar sus gametos para concebir a sus hijos.

En muchas ocasiones en un proceso de reproducción asistida el especialista comunica a la pareja que no podrá utilizar los óvulos o los espermatozoides debido a diferentes causas. Entonces es cuando se recomiendan opciones como:

Ovodonación: Una mujer dona sus óvulos a otra, que luego se fecundan en el laboratorio, con el semen de la pareja o de un donante, mediante FIV. Posteriormente se transfiere el embrión al útero de la mujer receptora
Donación de semen, a través de nuestro banco de semen Criobanc: Se recurre a semen de donante cuando el semen de la pareja no tiene capacidad para fecundar, o no existen espermatozoides en el eyaculado o bien la mujer no tiene pareja masculina como el caso de mujeres solteras o con parejas del mismo sexo.
Donación de embriones: Cuando no hay la posibilidad de utilizar los gametos de uno de los miembros de la pareja o de ambos, existe una opción reproductiva que consiste en “adoptar” los embriones procedentes de otros tratamientos de reproducción asistida, cuyos pacientes lograron embarazo y decidieron donar los embriones congelados a otras parejas.

Técnicamente estos tratamientos ofrecen unos elevados porcentaje de éxito y se presentan como una opción ante la imposibilidad de utilizar los propios gametos, pero a veces los pacientes son reticentes a aceptar gametos que no son propios. Sienten tristeza y frustración ante la idea que su futuro hijo no vaya a contar con el material genético de uno o de ambos. Se plantean dudas sobre su vinculación con el niño, experimentan frustración porque piensan que su futuro bebé no tendrá sus rasgos físicos o miedo sobre cómo afrontar posibles preguntas del niño sobre su origen.

Este miedo y dolor se conoce como “duelo genético” y es necesario afrontarlo. Para ello los psicólogos recomiendan hablar abiertamente sobre el tema y mucha comunicación entre los miembros de la pareja. Más allá de la carga genética, los especialistas aconsejan centrarse en el objetivo final, que es tener un hijo, las razones por las que la pareja quiere emprender el camino de la paternidad y todos los sentimientos positivos que le inspira la llegada de su vástago.

Una vez pasado un tiempo prudencial en el que la pareja deberá aceptar sus sentimientos y “dejarlos que fluyan” poco a poco, comienza a ver la ovodonación, donación de semen o adopción de embriones como las soluciones para cumplir su sueño de tener un hijo. Logra “reilusionarse” con la probabilidad de tener a su bebé. Es entonces cuando se encuentra ya preparada para comenzar con alguna de las varias opciones que brinda la reproducción asistida.

Además, en este caso la ciencia está a nuestro favor. Recientes estudios han demostrado que la madre es capaz de modificar genéticamente la expresión de los genes del embrión en las primeras semanas de gestación, en un proceso que se explica por la nueva disciplina que es la “epigenética”. Es decir que el vínculo entre madre e hijo, durante la gestación es tan íntimo que esa interrelación condiciona la expresión genética de ese niño. De ese modo sucede ya con los propios hermanos de los mismos padres pues no todos son idénticos ni física ni psicológicamente a pesar de proceder de los gametos de ambos padres.

En todo caso, todos los pacientes de Zygos, hayan pasado o no por un duelo genético, coinciden en afirmar que, cuando logran tener a sus hijos en brazos, se les olvida todo el tratamiento de reproducción asistida y los sentimientos de frustación que pudieron sufrir en algún momento del proceso.

Adopción de embriones. Respuestas

Os dejamos con un artículo sobre adopción de embriones que la web En Femenino publicó con la colaboración de Zygos.

Recordad que la adopción de embriones es una técnica de reproducción asistida rápida y económica que permite adoptar los embriones procedentes del proceso de reproducción asistida de otra pareja. Cuando en un tratamiento de reproducción asistida “sobran” embriones porque la pareja logra embarazo, puede optar por donar los embriones a otras parejas. De esta manera estos embriones tendrán unos nuevos papás.

Descubre en qué consiste la adopción de embriones aquí http://bit.ly/29lETCS

adopcion-de-embriones-767x517

Reportaje sobre reproducción asistida

Hoy os dejamos con el reportaje que Informe en V (V Televisión) le dedicó a la reproducción asistida y fertilidad. Hemos tenido la oportunidad de participar hablando sobre las principales técnicas de reproducción asistida: Inseminación Artificial (IAD), Fecundación In Vitro (FIV), donación de óvulos, vitrificación de óvulos o adopción de embriones son algunos de los temas que se tratan.

Muchas gracias a V Televisión por contar con nuestra experiencia.

 

Ovodonación y adopción de embriones

adopcion de embriones

La mayor parte de pacientes que acuden a las clínicas de reproducción asistida tienen una edad avanzada desde el punto de vista reproductivo, en torno a los 39- 40 años. Muchas de ellas sobrepasan esta edad e incluso han cumplido ya los 45. En principio, la edad avanzada de la mujer representa una dificultad para conseguir un embarazo, especialmente cuando se trata del primer hijo.

“La edad de la mujer es un factor muy importante en la fertilidad ya que a partir de los 35 disminuye notablemente la cantidad de óvulos (reserva ovárica) y la calidad de los mismos”, afirma la doctora María Graña del centro Zygos.

“La reserva ovárica hace referencia al número de óvulos que la mujer tiene en los ovarios y está directamente relacionada con su capacidad reproductiva o fertilidad. La mujer nace con un millón de estas células en sus ovarios y no genera otros nuevos. En el proceso evolutivo de la mujer se van agotando de forma continua y después de los 35 años la pérdida es más acelerada y la calidad de ellos también se ve afectada por acción de substancias que originan alteraciones como consecuencia del estrés oxidativo, del mismo modo que sucede en todas las células del organismo. Pero en este tipo celular la alteración afecta especialmente al material genético por lo que disminuye la fertilidad, aumenta el número de abortos o fetos con alteraciones genéticas (malformaciones)”.

Es por esta razón que a las mujeres que están en la década de los 40, se les suele recomendar que acudan directamente a la ovodonación, es decir, que realicen una Fecundación in Vitro con óvulos de una donante joven para lograr un embarazo que llegue a término.

Las donantes de óvulos son jóvenes, sanas y con un concepto altruista de ayuda a aquellas mujeres que no pueden ser madres con sus propios óvulos. Se les realiza un exhaustivo chequeo e historial médico, así como pruebas analíticas para descartar enfermedades transmisibles. Además, se procura que donante y receptora compartan rasgos físicos. De todas formas, recientes estudios han concluido que la madre receptora es capaz de modificar “la forma de expresión” del material genético del embrión durante la gestación, lo que se conoce como “epigenética” lo que ocasiona que exista mayor similitud entre madre e hijo nacido de donación de óvulos.

Otro tipo de tratamiento al que también acuden frecuentemente las mujeres ya entradas en los 40 es la adopción de embriones. En un proceso de Fertilización In Vitro se fecundan varios óvulos que pueden desarrollan varios embriones. Los que no se transfieren a la madre, y se catalogan como embriones de buena calidad se vitrifican (congelan). Cuando el embarazo resulta exitoso, los padres pueden “ceder” los embriones congelados sobrantes a otras parejas. De esta forma, otras parejas o mujeres solas que no pueden utilizar sus óvulos, sus espermatozoides o ambos gametos, tienen la opción de “adoptar” estos embriones. Es un tratamiento sencillo e incluso más económico que otro tipo de procedimientos, de ahí su cada vez mayor popularidad.

“En todo caso, lo que sí es importante dejar claro es que los casos que se divulgan en los medios de comunicación de famosas que se han quedado embarazadas a los 45 años o más, suelen ser fruto de la reproducción asistida y de técnicas como la ovodonación o la adopción de embriones”, concluye la doctora Graña. Por esta razón se recomienda plantear la maternidad en edades más tempranas.

Causas de la infertilidad masculina

como-se-diagnostica-la-infertilidad-masculina

La infertilidad masculina representa el 45 % de los casos de infertilidad en las parejas, aunque en la sociedad se desconoce este dato y existe la creencia de que la mayoría son infertilidades de causa femenina. Este conocimiento se obtuvo desde que se desarrollaron las técnicas de reproducción con los laboratorios de andrología.

¿Cuáles son las principales causas de la infertilidad masculina?
El semen no tiene espermatozoides (azoospermia).
El semen tiene pocos espermatozoides (oligozoospermia).
Baja movilidad de los espermatozoides (astenozoospermia).
Alto porcentaje de espermatozoides anormales (teratozoospermia).
Aspermia: Esto es lo que se conoce como “eyaculación retrógrada”, es decir, el semen con los espermatozoides “refluye” hacia la vejiga, no existiendo eyaculación tras el orgasmo.

También cabe la posibilidad de que el número de espermatozoides, movilidad y morfología sean normales, pero estos espermatozoides sean incapaces de fecundar el óvulo, por motivos a veces desconocidos.

Para determinar la presencia o no de este tipo de problemas es necesario realizar un examen médico. El objetivo principal de dicho examen médico es evaluar la fertilidad. Esta evaluación se puede llevar a cabo mediante diferentes pruebas:
Análisis de semen para determinar el número y la calidad de los espermatozoides (seminograma).
Análisis de sangre para verificar si hay infecciones o problemas hormonales.
El examen físico del pene, el escroto y la próstata.

La infertilidad masculina no sólo se debe a factores físicos como los nombrados anteriormente, sino que también se puede deber a hábitos de vida poco saludables (fumar, beber alcohol en exceso y otras drogas), al estrés, depresión…

Además de estos factores existen determinadas infecciones que también pueden provocar dicha infertilidad masculina, como pueden ser enfermedades de transmisión sexual o infecciones severas de ciertas bacterias que pueden bloquear los túbulos por los que se transportan los espermatozoides desde los testículos. Lo habitual en el caso de infecciones es que se reduzca temporalmente la producción espermática y la motilidad. En estos casos la infertilidad masculina se puede tratar con antibióticos.

Sea cual sea el caso, la mejor opción frente a un caso de posible infertilidad masculina es acudir a un especialista como Zygos para hacer los tests que sean necesarios y adoptar los tratamientos más adecuados.

Puedes ver aquí más información sobre nuestros tratamientos de infertilidad masculina y nuestro propio banco de semen (Criobanc) http://www.zygos.es/es/tratamientos/esterilidad-masculina